General Velásquez solo empató con Deportes Santa Cruz y esfumó sus posibilidades de ascenso.

Partido de campanillas se vivió el reciente día sábado. A estadio lleno General Velásquez recibía a Deportes Santa Cruz, con la obligación de ganar para llegar a la última fecha con posibilidades de levantar la copa en nuestra visita a Los Ángeles.

El partido comenzó con buen aspecto para General Velásquez, pero el remate de Diego Huerta en el minuto 6 de partido, una jugada que cambió el transcurso de la primera mitad y el equipo de Osvaldo Hurtado mostró su faceta más ofensiva en el año de los cuatro encuentros que disputó al cuadro verde. Con un Santa Cruz incisivo, rápido y apostando que sus dos delanteros pudieran definir el partido el primer tiempo se vio mejor el cuadro visitante. Mientras, General Velásquez le costó algunos minutos en adecuarse a las condiciones de juego. Con un desequilibrante Troncoso, un movedizo Orrían intentaban llegar por los costados a la portería de Paillaqueo. Aunque se encontró con una defensa férrea de los unionistas y en más de alguna oportunidad con unos jueces que ofrecieron una percepción muy alta, para cobrar foul.

La segunda mitad fue totalmente contraría al primer lapso, el cuadro verde junto a la necesidad del resultado, buscó cada hueco de la zaga santacruzana para elaborar sus jugadas ofensivas, el juego fluido de la primera mitad fue reiteradamente cortado por la escuadra visitante con una larga espera de intervalo entre falta y cobro del tiro. El equipo blanco que estaba más comprometido en defender la segunda mitad, se encontró con un cobro penal, luego de un error defensivo de los verdes. Diego Huerta, ex velasquino, no falló y convirtió, haciendo más difícil la tarea para los sanvicentanos.

Luego del gol, el ingreso de Davalos y Araya no fueron más que signo de que El General iba al todo o nada. Buscando el cuadro verde tuvo cabezazos de González y Alegre que inquietaron la portería visitante, el equipo corrió cada pelota mientras el reloj continuaba su curso, los jugadores no bajaron los brazos y entrando a los descuentos, nuestro Portero Miranda sacó en largo y asistió a Alegre, que sin angulo coló el balón en la portería, marcando la decimocuarta diana para el artillero trasandino. el juez luego del gol, deliberadamente decidió poner fin al encuentro y así la visita se llevó el punto que necesitaba para coronarse campeón.

El reconocimiento.
Con la amargura y tristeza, el equipo se despidió de su fiel publico haciendo la misma reverencia que caracterizo al plantel luego de cada juego histórico del año. El plantel con la billetera menos abultada del fútbol chileno no pudo hacer proeza, pero la historia épica será contada a lo largo de los años, esa dicha que contará como un plantel de solo 22 jugadores lucharon hasta el final una temporada completa y se robaron la devoción de su hinchada y de cada espectador del fútbol nacional.

 

NOTA: MAURICIO MAGAÑA ORELLANA

FOTO: FERNANDO ZAMORANO LUCERO